Bienvenidos a nuestra web
Depositphotos_5896747_original.png

Sociedad Cooperativa Andaluza La Bedmarense

La S.C.A. Bedmarense nació en el año 1950 como respuesta, por parte de un amplio grupo de olivareros, a la necesidad de defender su producción agrícola mediante la puesta en marcha de una industria oleícola propia.

Aquel germen inicial fue ampliándose año tras año, tanto en el numero de olivareros asociados como en la capacidad de producción de aceite.

En 1980 las instalaciones comprendían diez prensas tradicionales y la capacidad de almacenamiento de aceite alcanzaba los 2.200.000 kg.

Diez años después, en 1990, la BEDMARENSE incorpora la nuevas técnicas de fabricación, cambiando seis de la prensas tradicionales por tres equipos de producción continua, e incluyendo en la zona de recepción cuatro líneas para pesar, limpiar y lavar la aceituna. Con esto, la capacidad molturadora alcanzaba los 250.000 kg al día.

magnasur_3-1
magnasur_4-2

En 1994 se produjo la fusión de la BEDMARENSE con la otra cooperativa local, la S.C.A. SAN ISIDRO. A raiz de este importante paso, las cuatro prensas restantes son reemplazadas por otros dos nuevos equipos continuos, con lo que la capacidad de molturación alcanza los 400.000 kg al día, y se instalan catorce depósitos de acero inoxidable para los aceites de mejor calidad, que elevan la posibilidad de almacenamiento hasta los 2.900.000 kg.

El aumento en la producción del olivar, propiciado por el surgir de nuevas plantaciones, y la ampliación y mejora del sistema de riego en la zona aconsejaban una renovación de las instalaciones. En 1997 se llegó al acuerdo de construir una nueva fábrica fuera del casco urbano.

En el año 2000, sobre una parcela de 40.000 m2, se iniciaron las obras, que culminaron al comienzo del año 2002.

La moderna instalación comprende una amplia zona de fabricación que, en un principio, albergó las cinco líneas de molturación de la vieja fábrica; una espléndida bodega con depósitos de acero inoxidable cuya capacidad conjunta llaga a los 3.000.000 de kg, complementada con una almacenamiento exterior para 1.500.000 kg de aceites de inferior calidad; una envasadora, una zona de oficina y despachos y un gran salón para asambleas. El  proyecto comprende, además, un extenso patio de recepción y maniobras, y almacenes para productos fitosanitarios y fertilizantes.

En los años 2004 y 2010, nuevos equipos de fabricación reemplazaron a los antiguos. Con ello, la capacidad de molturación supera ampliamente los 550.000 kg al día.

La BEDMARENSE ha estado y está presente en todas las iniciativas surgidas en su entorno, tendentes a promover y lograr mejoras en los sistemas productivos, elevación en la calidad de los aceites y optimización de los mismo.

Participó en la fundación y desarrollo del Consejo Regulador de la Denominación de Origen Sierra Mágina, cuyos objetivos básicos son:

  • Dotar a nuestros aceites de un marchamo de calidad.
  • Supervisión del proceso de elaboración.
  • Análisis y calificación de los aceites según las características organolépticas.
  • Control, junto con la Agrupación de Producción Integrada (API) de las labores agrícolas, tareas de fertilización, tratamientos foliares y con herbicidas, determinación de los periodos óptimos para la recolección.
magnasur_1-1
magnasur_2-1

Fue socio fundador de la sociedad comercializadores ACEITES ANDALUCES SIERRA MAGINA, S.L., de la que en la actualidad posee un 100%, y que se dedica a la venta de aceite de oliva virgen extra, envasado con las marcas MAGNASUR Y ORO SIERRA GRANDE.

 

También fue socio fundador de GESALMA, S.L., una sociedad cuyo objeto es la comercialización del alperujo y otros derivados de la aceituna.

Participa así mismo en la mercantil INTEROLEO PICUAL JAEN, S.A., creada el año 2009 y dedicada a la venta de aceites a granel, que se encuentra en proceso de desarrollo, contando en la actualidad con la participación de 19  entidades productoras. Su volumen de ventas supera ya las 50.000 toneladas.

A grandes rasgos, esto es la BEDMARENSE, una cooperativa empeñada en vivir, día a día, su vocación de servicio.

Magnasur y sus procesos

Recoger y varear
Recepción
Clasificar
Molienda y Batido
Clasificación
Durante los meses de noviembre, diciembre y enero los agricultores toman los olivares para recolectar la aceituna que poco después se convertirá en los esperados y solicitados aceites de todo el mundo.
Las aceitunas recolectadas se transportan a la almazara para su molienda. Los métodos de transporte deben mantener intacta la integridad del fruto, por lo que se debe evitar transportar aceituna ensacada.
Esta ordenación se suele hace en función de la variedad, del grado de maduración. Una vez clasificadas, las aceitunas se someten a un proceso de limpieza, lavado, peso y almacenamiento .
El molido permite romper la estructura de la aceituna, sin deshuesarla, para liberar la parte líquida. Sin embargo el batido consiste en separar la pasta de los otros elementos.
El aceite es almacenado en la almazara antes de que sea envasado. En esta fase experimentará cambios pierde parte de los aromas amargos mientras gana en matices y sensaciones dulces y agradables.

1
2
3
4
5